sábado, 25 de mayo de 2013

Visita a La Trona del Rey


La mañana del 12 de Mayo se presentaba muy prometedora, sobre todo por las horas a las que nos vamos acostumbrado a madrugar cada vez que salimos a una montaña "extranjera". Con ésto me refiero a salir fuera de Barcelona ciudad; nuestras amadas Collserola y Serralada de Marina a veces se nos quedan "cortas". Aún así, la sonrisa siempre decora nuestro rostro si la dicha es buena, ¿no? ¡Qué mejor que sentir el fresco de la montaña en la cara!

Al grano, ¿de qué consta esta visita a La Trona? No , no hablo de ir al WC que también es una trona importante, en este caso el comentario va relacionado con una zona encumbrada en Santa Coloma de Farners (que siempre lo cambio de población...)  desde donde se disfruta de una de las más preciosas vistas, como tantas y tantas que he ido recopilando a lo largo de mi vida montañera.

Pero para llegar hasta esa cumbre, antes se ha de sufrir disfrutar pedaleando durante aproximadamente 1.30h de subida sin tregua, siguiendo el camino que lleva a Can Mas Huix. Dulces subidas sin ningún tipo de sosiego en el ritmo. Son pistas forestales amplias, cuyo comienzo fue modificado (presumo) por las obras de la autovía, por lo que resultan bastante anchas y cómodas para pedalear sin echar el pato acabar exhausto.

Fijaos en el manto de nubes que ensombrecen las laderas, ¡Qué bonico, por favor!


Vale, vale, retomo la pequeña descripción.

Una vez llegados a Mas Huix supimos que las bajadas nos esperaban pronto, ya que llevábamos 1.20h subiendo y no nos quedaba más pista que seguir, pero nuestro sendero nos desviaba hacia la derecha (dirección Ermita del Padró) para proseguir serpenteando entre más árboles y pistas más estrechas, dignas de arboledas, por supuesto. Aunque no tuvimos que alejarnos mucho, ya que pronto llegaríamos al inicio de nuestras esperadísimas bajadas... ¡¡GUERRAA!!


Cierto es que el primer tramo parecía más técnico de lo que realmente es, ya que el respeto a lo "desconocido" siempre hace que tientes a revisar pasos que, en otro momento, lo realizaría sin pavor alguno; pero más vale ser cautos y plantar pie que la cara, ¡je!

Bajada tras bajada íbamos disfrutando de lo que nos iba deparando el camino, sin saber a ciencia cierta si seguíamos de forma fiel el track o no, por ello teníamos que consultar el móvil/GPS de vez en cuando, ya que los corriols se suceden uno tras otro de forma muy frecuente, lo que viene a ser "está minado".

Al final, sin quererlo, llegamos a un mirador precioso descubriendo así la archiconocida Trona del Rey.


Como una imagen vale más que mil palabras, la anterior os puede dejar un mensaje claro de las vistas desde esa zona. Preciosa, ¿cierto? Aunque no hace justicia de la realidad, es mejor presenciarlo en directo.

Tras invertir algo más de quince minutos ahí postrados, continuamos haciendo bajadas que para eso habíamos subido,¿no?

El resumen de todas éstas queda en tramos de recta con saltos naturales para ir tirando de manillar, y curvas cerradas donde se ha de hundir la leva del freno hasta el puño para no salir despedido ladera abajo =P

Una vez finalizado el tramo y llegando abajo, a la carretera, casi nos dejamos uno de los puentes más bonitos construidos sobre el riachuelo río charca  agua (poco técnico lo mío) del cual hicimos varias tomas y fotos, ¡por favor!



Aunque los mejores detalles los podéis encontrar en el vídeo de la ruta:

Visita a La Trona del Rey from segomo on Vimeo.

Si alguno desea información de cómo ir y más detalle, que pregunte por aquí, así como el track de la ruta o algún detalle más.

Mi calificación de la ruta


  • Nivel físico: 7
  • Nivel técnico: 6
  • Accesos: 6
  • Paisaje: 9
  • Bajadas: 8
  • Aglomeración: 2 (apenas encontramos senderistas / cicloturistas)
  • Satisfacción: 99%
¡RUTA MRA!



Sobre todo, si alguien visita este paraje, tan sólo un mensaje RESPETA EL PAISAJE.

Salud y pedales.
Publicar un comentario