jueves, 5 de junio de 2008

Bicing: Ese gran cabr*** GRRR!

Hoy quisiera dejar en claro una denuncia.

Tod@s conocemos ese medio de transporte que lleva un año en boga de todos los Barceloneses, esas bicis que parecen del Telepizza® pero no lo son: BICING.

Al principio pareció una apuesta fuerte y genial del Ayuntamiento (o más bien del hermano del Sr. Hereu, el cual es accionista de dicha empresa) pero que a medida que se fue cuajando peor pinta mostraba. Ya dicho cometido lleva un 14 meses en "funcionamiento" y entrecomillo porque lo de funcionar deja más que desear. Cada mañana tengo, por suerte, ante mi más de 40 bicicletas para mi usufructo, pero eso no quiere decir que las 40 funcionen...claro! El procedimiento que llevo a cabo es el siguiente:
Bajo con mi mochila, en la que llevo la comida y algo más para todo el día, en dirección al puesto que está en frente de mi casa, cuando recuerdo que me he dejado la cartera en casa y he de volver a subir a por ella (bueno, ese detalle no afecta a la mediocridad del servicio Bicing).
Una vez que ya parece ser que tengo todo preparado acerco la tarjeta al "lector" (Este....¿lector?¿alguna vez alguien ha visto un puesto de bicing leyendo un libro? Yo no)
Llegado ese momento me dice qué bici coger, normalmente la que está en la otra punta..es así de gracioso el citado "lector". Total que alcanzo la bici en cuestión y subo el sillín, pongo la mochila en la....cómo llamarlo, "portanosequé" delantero quizás, y me subo a ella. Vale, ya estamos..rueda pinchada (Eh! Eh! , no fue mi culpa!!) Total, que la dejo de nuevo...saco la mochila y otra vez al lector de nuevo (Esta vez no sé si se habrá acabado el libro o no) De nuevo saco la cartera de la mochila (la cual para variar está en el fondo de la misma..que gracia,¿no?) Acerco la cartera de nuevo al sensor y hale, la penúltima bici está disponible (Si, y las 30 restantes anteriores a ella también...son ganas de joder) me acerco a ella y compruebo las ruedas (Esta vez no me la metes, jodido lector) subo el sillín y.... cag**.... ¿y el pedal? La madre qu.... total que repito este proceso hasta unas 6 veces... Ya , ya tengo una que funciona.

Total tras ese trasiego de cambiar una bici por otra inicio mi marcha hacia la oficina, obviamente ya voy tarde asi que zumbo a toda leche, con la tostada en el cielo de la boca y el café "a las puertas del cielo".

El problema no es elegir bici al ir a la oficina sino volver a casa en bici a las 18.15h: Odisea imposible.
Casi todos los puestos de Bicing estan o vacíos o si existen bicis no las puedes coger. Desde el puesto 205 (mirad donde anda, es cerca de l'illa) hasta plaza catalunya me recorro los más de 10 puestos que existen buscando bicis, todos con el mismo mensaje. Llamo al 900 de Atención al Cliente para que un pobre alma perdida con un cursillo de "Cómo contestar al teléfono" te diga que tienes razón, no hay bicis,.... gracias ,¡eh!

TOTAL que esto del bicing no hace que quiera coger de nuevo mi moto para ir a la oficina así que...tocará volver a contaminar.

P.D.: La opción de dejar en la calle alguna de mis bicis no convence tampoco, más de 1000€ atados a una farola con una carte que diga "Róbame o jódeme" no me hace gracia, Barcelona no sabe ser cívica.

Una vez más me reitero: Cada vez odio más esta ciudad.
Publicar un comentario